ME HE TRASLADADO A www.kialaya.com/blog

EN BREVE SERÁS REDIRIGIDO A MI NUEVO BLOG.

jueves, 13 de diciembre de 2007

Esperpéntica visita al Centro de Salud

Yo cada vez que voy a mi médico de cabecera en el cercano Centro de Salud no sé cómo me las apaño que salgo o hasta las narices o alucinada de la gente. No daré nombre del centro ni del médico pero es que es para echarle de comer aparte.

La última vez que fui la mujer acumulaba un retraso de más de una hora y media en la consulta (entre otras porque escribía al ordenador con una parsimonia de un dedo por minuto). A pesar de ello, salió de la consulta, dijo que se tenía que ir a tomar un café porque eran las 12 y ella llevaba allí desde las 8. Desapareció durante media hora. Había que vernos las caras que se nos quedaron a las 6 personas o así que había allí plantificadas. Pero mira que hay que tener cara.

El caso es que me han cambiado a mi médico de cabecera, ahora tengo una nueva. He ido hoy a que me den una cita para el alergólogo (revisión). Yo ya sé que cuando voy allí hay que echarle paciencia y tiempo pero la verdad es que no ha estado mal, tenía cita a las 11:55 y eran las 12:15 y ya me tocaba la siguiente. Lo alucinante ha sido una mujer que estaba sentada al lado que me ha preguntado qué hora tenía y cuando se la he dicho me ha soltado

- "ah, pues yo tengo a las 12:15 así que ahora entro yo".
- "Eh, no, perdona, que yo tengo a las 11:55 así que ahora voy yo y luego va esa señora que tiene a las 12."
- "Pero es que son las 12:15, y es mi hora, eso es que a ti se te ha pasado la hora. A ver estado aquí"
- "Perdona, YO estaba aquí. Antes de las 11:55 pero la consulta va retrasada y acaba de entrar la persona que tenía a las 11:50 así que ahora voy yo"
- "Ah, pues eso no es así, yo tengo mi hora, asi que YO pienso entrar a las 12:15"
- "Pues como que NO, no vas a entrar porque hay gente que va delante tuya y punto. Esto va por orden y además el médico tiene la lista"

La conversación siguió así un rato más con esa estúpida discutiendo conmigo y con otras tres señoras que había allí. No os podéis imaginar lo desagradable, borde, maleducado y egocéntrico de su tono de voz, pero además desde el principio. Como si ella fuera más y mejor que nosotras y tuviera que entrar al médico cuando ella dijese. No había manera de hacerle entender cómo funciona una consulta de médico aquí, que vamos por orden, que el que te digan una hora no significa que entres a esa hora sino que eso te da el orden de entrada. Algo que le hemos soltado en un momento dado ha sido:

- "Tú no has ido mucho a la consulta de un médico aquí antes verdad?"
- "Pues si no te gusta, vete a uno de pago"- Le espetó la señora sentada enfrente.

Increíble. Obviamente, entré la siguiente. Cuando salí, otra vez la escuché protestando porque, obviamente, tampoco la dejamos entrar la siguiente. Hasta aquí el alucinamiento con los pacientes, pero es que los que trabajan allí no se quedan atrás.

El médico me rellena unos papeles y me dice que vaya abajo al mostrador para que me den la cita con la sección de Alergia. Voy y cuando se lo doy a la que había atendiendo, suelta un "uy, esto qué es? esto no lo he hecho yo antes, esto no me lo han explicado". Va a preguntar por ahí dentro (a todo esto, una cola enorme formándose), vuelve me dice que la persona que lo sabe está ocupado y que ahora viene. Viene finalmente (tras 15 min esperando) un señor que le explica cómo pedir una cita en el ordenador y luego me suelta que mi médico tiene que poner el nombre del médico, que vuelva para arriba y lo ponga en el ordenador. Primero traté de explicarle que yo la había visto poner el nombre del médico pero el tío decía que no, que era otra cosa, que le faltaba algo.

- "Disculpe, no puede llamarla usted por teléfono desde aquí?"
- "No, no, porque falta algo y tal y cual y que vayas arriba" O sea, así, pero unos tonos de "eres tonta del culo y no nos podemos molestar contigo".

He subido otra vez a consulta, he tenido que esperar otros 15 min a que terminara con un paciente y "colarme" para decirle lo que me habían dicho abajo. Lo más gracioso es que mi médico me ha dicho "Y porqué no me han llamado desde abajo y lo cambiaba en el ordenador en un momento?". Arrrggg, pues no sé hija, tu sabrás los imbéciles con los que trabajas.

Resultado: 20 minutos de retraso (que ya digo que está mucho mejor que antes) + 10 min de atenderme el médico + 45 min para que me dieran un papelito con una fecha y una hora. Y que encima no es hasta dentro de un mes.

De verdad, me revientan, está claro que el tiempo de los demás no tiene valor, y que para qué se van a molestar ellos si lo podemos hacer nosotros y perder más tiempo allí. Y lo peor era la expresión de la cara de la mujer que atendía abajo, con el gesto torcido, con una cara de aburrimiento total y haciéndote sentir que te hacen un favor por atenderte porque eres tonta. De verdad, ¿tanto cuesta atender bien a la gente? Que tienen un trabajo de "atención al público", sólo porque no les paguen directamente allí como en una tienda de muebles no significa que no merezcamos un respeto y un interés. Y además, ya podían darle el cursillo del ordenador antes de ponerlas en el mostrador.