ME HE TRASLADADO A www.kialaya.com/blog

EN BREVE SERÁS REDIRIGIDO A MI NUEVO BLOG.

jueves, 12 de junio de 2008

Parece que nos vamos arreglando

Y no gracias a los médicos precisamente, que parece que tengo la cruz con ellos. Bueno la verdad es que esta vez no se han portado tan mal, todo hay que decirlo, curarme parece que han conseguido curarme pero es que meten unos patones a veces...

Las cuestiones médicas de las que hablé hace tiempo me tienen metida en casa desde el día 31 aprox y una buena porción en la cama y con dolor. Y los que me sigan en twitter sabrán que llevo fastidiada del estómago desde hace cinco días. Bueno, el caso es que el pasado viernes yo ya me encontraba mucho mejor (hasta fui a la cena del Gum Málaga por la noche) cuando llegaron los análisis al hospital y se encontraron con que en vez de una preciosa bacteria, tenía dos con lo cual me añadieron un segundo antibiótico a la mezcla que ya tenía puesta de medicamentos. Y como ya mi estómago no podía con tanta pastilla el pobre se declaró en huelga cual camionero ( y sí, estaba tomando un protector de estómago pero ni con esas). Así que desde el pasado sábado pues eso, con todo el sistema digestivo hecho un asco.

Ante esto, me fui a consultar a los cuatro días a mi médico de cabecera, un señor al que llevo viendo desde 8º de EGB y al que le tengo el máximo respeto y confianza. Es de los mejores médicos que he conocido jamás, no sólo en los tratamientos que suelen ser efectivos y te curan en el menor tiempo posible, sino también en el trato con el paciente, que yo considero importantísimo en un médico. Te saluda cuando llegas, te pregunta por la familia y qué tal estás de lo último por lo que le visitaste, te escucha atentamente, es amistoso, adoptando el punto justo de familiaridad sin resultar ofensivo. Pues él me dijo que no debería de estar tomando los dos antibióticos, que el segundo ya mataba el bichito del primero. Y ante esto tu te quedas con cara de tonta y te preguntas qué puñetas estaba pensando el médico del hospital con el que hablaste (insistió en que añadiese la nueva medicación) y en qué puñetera tómbola le dieron el certificado que seguro que tiene colgada en su puerta.

Vale, no me ha pasado nada grave, cinco días con el estómago destrozado no te vas a morir y se recupera uno relativamente rápido en cuanto le quitan la estúpida medicación que le estaba causando el malestar en primer lugar... pero...¿no podrían tener un poco más de cuidado? Jesús, con estas tonterías no me sorprende nada que en House casi maten a los pacientes antes de curarlos.

Y no, no ha sido sólo esto, estas dos semanas me han hecho un par de ellas, pero no voy a contarlo todo porque sería dar demasiados detalles personales y me voy a cabrear otra vez y ahora me encuentro muy bien, ea, a ver si nos mantenemos así que yo no me suelo poner mala, sólo un resfriado o faringits leve de cuando en cuando y llevo dos semanas que vaya.

P.D. Como en estos días no tenía nada de ganas o posibilidades de postear (empezaba pero no terminaba) tengo varios posts atrasados a medias o escritos en papel que iré publicando hacia atrás. Para que no os sorprendáis si hay un poco de lío temporal.

3 comentarios:

Banyú dijo...

Me alegro muchísimo de que vayas saliendo del bache físico. Es cierto que los médicos descuidan un poco el trato personal, aunque hay que entender que normalmente ven muchos pacientes y muchas desgracias, y se insensibilizan bastante. Demasiado. Mucho ánimo.

Marikiya dijo...

No hay nada que me dé más miedo que un médico que no tiene ni puta idea de medicina. Y yo he topado con una. El 22/06 me habían puesto las vacunas de la fiebre amarilla y la Tifoidea (me voy de vacaciones a Peru), 4 días después me puso la del tétanos. Conforme la enfermera me la ponía, dice la médico "la hemos cagado. No han pasado dos semanas entre unas vacunas y otras". Me dieron ganas de decirle que eso de que "la hemos cagado" nada. La ha cagado.
En fin, luego me llamó por la tarde para ver si no me había dado un chungo...

Ahora he ido porque me tenía aún que poner la hepatitis A y B. Pues cuando he ido a la farmacia a por las vacunas, me dice el de la farmacia que la receta está mal, que había que poner el nombre técnico de la vacuna.
Vuelvo al médico y no se sabía el nombre técnico. Vuelvo a la farmacia y me lo dicen. Y la médico la copia... pero no entendía bien si la vacuna era de 20 gr o de 20 qué... y me pregunta a mi!!! que de qué era.... Me dieron ganas de decirle "pues tú sabrás. Si no lo sabes tú que eres la médica... y si no, vuelve a la facultad y estúdialo"

De verdad, qué miedo dan... Paciencia, Marta, paciencia.

Kialaya dijo...

@Banyú Vale que se insensibilicen pero de ahí a meter la pata con la medicación... Ya podrían tener cuidado no? Aparte yo de verdad que creo que a los médicos deberían de darle una asignatura especial antes de terminar la carrera de "Psicología para con el enfermo: como tratarlo como persona y no como un cacho de carne".

@Marikiya Hija, que susto. Cagarla, joder, pero si es que eso puede ser peligrosísimo, las vacunas al fin y al cabo de están inoculando con enfermedades. De verdad, cada vez me parece que House retrata la realidad mejor "vamos a meterle esto en la sangre, si no se nos muere es que era eso y la hemos curado, si se pone peor ya vemos qué se nos ocurre meterle luego".